Dr. Jose Fco. Lizón

Cirujano de columna. Especialista en cirugía endoscópica de columna y técnicas mínimamente invasivas.

Centros: HLA San Carlos Denia. Hospital de Denia

  • Preguntas

    96

  • Artículos

    56

Fotos

Resumen académico

Especialista en cirugía de columna Año 2008. Responsable unidad de columna Hospital de Denia año 2014. Pionero en la Comunidad Valenciana en el tratamiento endoscópico de la patología de la hernia discal.
SUMARIO

Si estás leyendo este post probablemente tengas párkinson o conozcas a alguna persona que lo tiene.  Como ya sabrás las personas con la enfermedad de Párkinson no son inmunes a los problemas de espalda.

La enfermedad de párkinson, es una enfermedad neurológica progresiva que se caracteriza entre otras cosas por rigidez, temblores, debilidad muscular, mayor grado de osteoporosis y una tendencia a las caídas.

Por tanto el Párkinson provoca debilidad en la musculatura de la espalda por lo que se tiende a irse hacia delante, un aumento de la osteoporosis que provoca una calidad de hueso peor sobre la que trabajar y, debido a la rigidez una pérdida de los mecanismos de compensación para mantener el eje vertebral equilibrado.

En el post, el equilibrio de la espalda, hablábamos de la importancia de mantener una postura equilibrada en la que el peso de la cabeza recaiga sobre la pelvis. Con la edad aumentaba la rigidez y se perdían las curvas de la espalda por lo que teníamos tendencia a inclinarnos hacia delante. En esta situación existen mecanismos de compensación, consistentes en levantar la cabeza, adelantar la pelvis o flexionar las rodillas.  Por lo tanto en la enfermedad de Párkinson se da el coctel perfecto para tener una columna mal equilibrada, dificultad para mantenerse erguido debido a la debilidad muscular y una ausencia de mecanismos de compensación debido a la rigidez, sin olvidar una calidad de hueso peor debido a la osteoporosis.PACIENTE CON PARKINSON

Por desgracia, mantener el equilibrio sagital es fundamental para conseguir buenos resultados quirúrgicos y en los pacientes con  Párkinson es más difícil de conseguir.

RIESGO QUIRÚRGICO EN LOS PACIENTES CON PARKINSON.

Durante la cirugía o el ingreso hospitalario los pacientes con Párkinson no tienen muchos más riesgos asociados que los pacientes con otras patologías. Es cierto que tienen una mayor tendencia a tener infecciones de orina, lo cual provoca un mayor riesgo de tener una infección de la herida quirúrgica. También tienen un mayor riesgo de sangrado, sin embargo el riesgo de mortalidad o de lesión neurovascular no es distinto al del resto de los pacientes.

COMPLICACIONES POST-QUIRÚRGICAS Y TASA DE REINTERVENCIÓN.

Aunque es cierto que algún estudio comunica tasas de satisfacción elevadas en los pacientes con Párkinson intervenidos de columna lumbar lo cierto es que presentan una mayor tasas de complicaciones que requieren una reintervención quirúrgica, alrededor del 30% de los pacientes con Párkinson van a ser reintervenidos si son sometidos a cirugía estándar. Este porcentaje sube al 70-80% en los casos de que el motivo de intervención sea una deformidad.

Complicaciones debidas a la técnica quirúrgica.

En principio no se deben realizar cirugías no instrumentadas (con tornillos) en los pacientes con Párkinson. La tasa de reintervención en algunos estudios llega a ser del 100% en los pacientes en los que se ha realizado una laminectomía. Hoy en día con la aparición de las técnicas endoscópicas transforaminales para el tratamiento de la patología discal telricamente no deberían de tener una tasa de reintervención tan elevada ya que no se afecta la estabilidad de la columna, aunque no existen aún estudios al respecto.

Complicaciones debidas a la osteoporosis.

La osteoporosis aumenta el riesgo de fractura en la vértebra que está por encima de los tornillos. Por otro lado los tornillos cogen peor y es más fácil que tengan holgura por lo que los pacientes con Párkinson tienen más riesgo de no fusión o pseudoartrosis.FRACTURA OSTEOPORÓTICA EN PACIENTE CON PÁRKINSON

Reintervenciones por alteración del equilibrio sagital.

En los pacientes jóvenes en el inicio de la enfermedad y con los mecanismos de compensación aún intactos la cirugía puede tener unos resultados similares a los de cualquier paciente, por lo menos mientras esta situación se mantenga. En estos pacientes soy partidario de realizar la intervención quirúrgica ya que la enfermedad puede tardar muchos años y en los casos bien indicados la cirugía puede mejorar la calidad de vida.

En los casos más avanzados en los que ya tengamos una deformidad (escoliosis o cifosis) la cirugía se convierte en un auténtico reto para el cirujano. Hay que restablecer el equilibrio sagital lo cual es técnicamente complejo, además los pacientes con Párkinson tienen un margen de error menor que el resto de los pacientes. Y aunque recuperemos el equilibrio sagital y la cirugía técnicamente sea un éxito, el propio avance de la enfermedad va a provocar la reaparición del desequilibrio y por lo tanto las condiciones para que la cirugía fracase. En estos caso quizás la mejor decisión sea la abstención y no indicar cirugía en estos pacientes ya que las complicaciones y las reintervenciones están prácticamente garantizadas.DESEQUILIBRIO SAGITAL EN PACIENTE CON PAÁRKINSOSN

Post escrito por el Dr. José Francisco Lizón, cirujano de columna y especialista en cirugía endoscópica vertebral.

¿Tienes dudas? ¿Necesitas realizarme alguna consulta o pregunta? Haz click aquí  y el equipo de profesionales de Infoespalda te responderá encantado y sin ningún tipo de compromiso

BIBLIOGRAFÍA

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2989214/pdf/586_2010_Article_1405.pdf

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6051025/pdf/PD2018-8428403.pdf

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5086467/pdf/kjs-13-144.pdf

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4157348/pdf/TOORTHJ-8-264.pdf

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5106369/pdf/jkns-59-655.pdf

0 comentarios

Comentarios

Dejar comentario