Dr. Jose Fco. Lizón

Cirujano de columna. Especialista en cirugía endoscópica de columna y técnicas mínimamente invasivas.

Centros: HLA San Carlos Denia. Hospital de Denia

  • Preguntas

    107

  • Artículos

    60

Fotos

Resumen académico

Especialista en cirugía de columna Año 2008. Responsable unidad de columna Hospital de Denia año 2014. Pionero en la Comunidad Valenciana en el tratamiento endoscópico de la patología de la hernia discal.

El último día de consulta volví a ver a Vanessa, acudio a consulta sin muletas, con una sonrisa de oreja a oreja y diciendome que había recuperado las ganas de vivir. No había ni rastro de la Vanessa apesadumbrada que solía venir a consulta con su madre durante tantos años.

No pude dejar de preguntarle: "¿Qué ha pasado?" Estuvimos hablando un ratito y después de oirla pense que su historia tenía que conocerla mas gente con problemas de espalda. Sólo ella sabe cuanto ha tenido que sufrir y luchar para darle la vuelta a la tortilla.  

Todo lo que vais a leer a continuación es su historia, sus reflexiones...

Para los que esteis interesados os dejo como contactar con Vanessa por redes sociales.

¡¡Gracias por ser un ejemplo para todos!!

Vanessa en facebook

Vanessa en instagram @vatur69

Ayer después de siete años el camino hacia casa fue de una manera totalmente diferente.

¡¡¡Vine conduciendo con una sonrisa en la boca!!! 

¡¡Incluso sabiendo que eran ciertas sus palabras, aún no me las puedo creer!! 

Fueron simples, cariñosas y con esa empatía que tanto le caracteriza... 

Me dijo "¿Entonces… cuando quieres que nos volvamos a ver, seis meses, segura? 

Sí, creo que sí, porque, de todas maneras, si me encontrará peor, sé como poder contactar contigo o donde poder encontrarte y me acercaría a verte; Se que en eso no habría ningún problema y más viniendo de ti... 

Después de casi 8 años, ayer dentro de la consulta los dos nos mirábamos con asombro
vanessa tur perales

¿Qué había pasado por ahí dentro? ¿Qué has hecho? Me preguntaba, como quien ve a alguien extraño. No podía dejar de mirarme incrédulo y no es para menos, llevamos muchísimas intervenciones, muchas resonancias, pruebas, infiltraciones, probar y quitar analgésicos, opiáceos, intentando ver  cuál podía ayudar a calmar ese horrible dolor.

Ahora arreglo esto por aquí y nos sale mal por otro lado, la musculatura no ayudaba tampoco, estaba completamente atrofiada, una  vida sedentaria durante demasiado tiempo, cuatro años deambulando con muletas, demasiadas veces abriendo la misma cicatriz (aunque sabemos que deberá abrirse algún día una última vez para poder reforzarlo todo),demasiados kilos en mi cuerpo, fisioterapeutas, ejercicios, estiramientos…... 

Hasta que llegó el día; Sí, he de admitir que la cirugía ayuda a curarse por dentro, de eso no cabe la menor duda, si no, hoy no podría estar escribiendo estas palabras; pero sobretodo el tener a un buen profesional  atendiendote y muy pendiente de ti, te da esa gran confianza.

Yo solo quería y deseaba tener un poco de calidad de vida, me resigno a vivir con el dolor que haga falta, porque tampoco  voy a ser hipócrita y voy a mentir, esto no es ningún milagro ni nada por el estilo, es mucha fuerza de voluntad y de querer y poder VIVIR. 

Todo empezó con 33 años, esté he cumplido 40, mi primera cirugía fue para solucionar una hernia discal, 5 meses después tenía una recidiva de la hernia, tenía que volver a pasar por quirófano y esta vez me iban a poner tornillos y fusionar dos vértebras.

 

hernia discal

Empecé llevando corsé, muletas y cada día se sumaban otros distintos aparatos ortopédicos para facilitar mi movilidad, eso de alguna manera, aparte de ayudar también mermaba mi cabeza, hasta que me puse mi propia meta me costó, pero había que intentarlo.

El aparato para el pie equino es horriblemente feo y aparatoso así que después de cómpralo y estar 1 o 2 meses probándolo, decidí dejarlo a un lado y decirle a mi cabeza que no arrastrara ese pie, me decía “levántalo tú sola, tienes que conducir y valerte por ti misma” y así empecé... tenía que empezar a andar solo con una muleta, llevaba cuatro años con ellas para poder moverme. 

Y a esto también decidí ponerle fecha a dejar las muletas por completa y ese día también llegó, no sé de dónde saqué toda esa energía, tenía miedo a tropezar y que todo se complicara, pero algo había que hacer, así que ese día  sin más me planté. Cogí las muletas y las subí encima del altillo y dije hasta la próxima, nadie podía creer cómo era posible… 

En una de mis tantas entradas a quirófano la anestesista me pesó y no podíamos creer que pudiera llegar a pesar esa barbaridad!! mido 1'76m y aunque estaba todo muy bien repartido, yo sabía que eso tampoco ayudaba a mis problemas de espalda. 

Así que sin más me puse otro reto y sin darme cuenta, sin ayuda de nadie perdí 58kg, sí, sin darme cuenta, ya que por otra parte yo empezaba a encontrar esa calidad de vida que hacía años que buscaba y tanto deseaba. 

Pero el dolor continuaba  y había que entrar de nuevo en quirófano, esta vez eran las articulaciones sacroilíacas, teníamos que fusionarlas,  una técnica poco invasiva pero a su vez era una técnica nueva que estaban empezando hacer así que decidimos emprender de nuevo el camino.

La primera artrodesis sacroilíaca la llevé más o menos bien, era la parte derecha, las fijaron con 3 tornillos de titanio y la cosa no es que hubiese mejorado mucho, así que teníamos que hacer la parte izquierda y esa sí que fue dura de verdad, mi pierna izquierda no es la más fuerte, es la del pié equino y siempre me había dado muchos problemas, musculatura atrofiada, psoas, isquiotibial, piramidal, esos músculos que parecen sacados de un partido de fútbol estaban dando demasiada guerra y desesperación por todas  partes. Que más se podía hacer?; Si ,hay que fijar la vértebra que queda suelta pero...necesito estar 100% en todo para poder pasar por ahí, no solo físicamente sino moralmente.

artrodesis vertebral

Llevo mucho pasado en estos últimos siete años, así que muchas veces y podría decir que la mayoría, no solo depende del especialista, ni del cirujano, si no también depende y mucho más de lo que creemos de nosotros mismos!! Si nos aferramos a estar enfermos y no queremos salir de ahí todo se convierte al final en un bucle, del cual muchas veces se hace tan grande que no puedes salir...

Como he comentado anteriormente, sigo con mis dolores y hay días en los que desearía desaparecer, pero no, hay que echarle ganas y sobre todo ganas para poder seguir viviendo y mirando hacia delante.

Nos convertimos muchas veces en personas egoístas, ya que nuestro propio dolor no nos deja mirar más allá, pero debemos poner de nuestra parte y sobre todo sentirnos vivos y pensar que a lo mejor hoy no voy a poder subir esos tres peldaños, pero ¿y si lo intentamos mañana?

Créanme, para mí y para los míos esto era como la historia interminable, y ahora cada día espero con más ganas que llegue el final y sé que ese día llegará!! Ya nos queda menos camino que recorrer... Gracias de corazón al Dr. Lizón por su perseverancia, su dedicación, apoyo y preocupación; hoy en día es difícil encontrar a profesionales de la medicina que disfruten haciendo su trabajo y sé perfectamente que él lo hace, no sólo ya como especialista si no que a mí como persona me demostró en su día que era una y muy grande, recuerdo perfectamente mi segunda intervención, el no pasó por la zona de despertar y a mí me desconcertó, me comentaron prudentemente que le habían surgido asuntos familiares, pues bien ese gran asunto era el nacimiento de su hija, podía haber cancelado mi operación si hubiese querido ya que él tenía como todo ciudadano de a pié sus días de paternidad pero no fue así. Vino me operó y volvió a su casa con su familia, no sin dejar de pasarse el día siguiente por mi habitación y comentarme como había salido todo!! Sinceramente como Ustedes podrán leer para mí este gran cirujano de espalda no solo es un médico, es una gran persona con una humildad y dedicación increíble, les aseguro que todo esto es real.

Y solo les pediría algo: intentenlo...aunque duela, aunque tire... no tiren fácilmente la toalla y sean egoístas pero con vosotros mismos, por vuestra vida y ante todo por nuestra salud y nuestro bienestar.

No quiero acabar esta carta de agradecimiento y a su vez de desahogo para mi, sin decir que no solo sufrimos los enfermos, la gente que está a nuestro alrededor como en mi caso mi marido, hija, madre, hermanos, familiares y amigos, ellos también pasan por momentos muy duros y difíciles al ver en la situación en la que nos llegamos a encontrar, porque que la toalla es muy fácil de tirar para nosotros mismos por el solo hecho de decir NO PUEDO , pero... ¿y si en vez de un "NO PUEDO" decimos "voy a INTENTARLO"? 

Ahora echo la vista atrás y veo a una persona sin vida, y ahora gracias a las nuevas técnicas utilizadas por el Dr .Lizón ,el apoyo de la gente que me rodea durante el día a día ,las ganas de volver a ser la persona que antes de todo esto era y seguir hacia adelante me encuentro más VIVA que nunca, sé que aún queda un poco de camino por recorrer y que las secuelas y las limitaciones van a acompañarme durante el resto de mi vida, pero de manera diferente a estos años anteriores, sé que se puede vivir con dolor pero sin perder la esperanza de que algún día esta larga historia llegará a su fin. SI SE PUEDE de verdad, no pierdan nunca la confianza y mucho menos la esperanza, eso es lo que nos hace seguir luchando y llegar a poder decir YO PUEDO!!!

LA VIDA ES DEMASIADO BONITA PARA DEJARLA PASAR TAN RÁPIDAMENTE...

Saludos a toda la comunidad de infoespalda.

VANESSA TUR PERALES.

Vanessa en facebook

Vanessa en instagram @vatur69

 

Si tienes una historia que quieras compartir con la comunidad Infoespalda envíanosla a contacto@infoespalda.es 

 

 

 

0 comentarios

Comentarios

Dejar comentario