Cómo nadar para evitar el dolor de cuello.

| Secciones | Artículos
 
EQUIPO INFOESPALDA

EQUIPO INFOESPALDA

La red de los profesionales especializados en los problemas de espalda

23/12/2019

Es muy frecuente sufrir, a lo largo de la vida, algún dolor de espalda. Tal vez sea tu caso o conozcas a alguien que esté pasando por ello.

Es también muy frecuente que, en el momento en que el especialista lo considere, se recomiende hacer natación para fortalecer la espalda de forma muy completa, ya que es un deporte de bajo impacto. Es una forma de recuperar la salud de nuestra espalda sin recurrir a la cirugía y evitar las posibles complicaciones de este proceso. Es una práctica muy saludable tanto para recuperarse como para prevenir enfermedades, pero debemos tener ciertas precauciones. Sigue leyendo para poder practicar natación con seguridad.

Dolor de cuello al hacer natación

Entre los riesgos que puedes correr al hacer natación está el dolor de cuello. Muchas personas piensan que saben nadar porque, más o menos, conocen los movimientos, los realizan y avanzan en el agua. Sin embargo, cada tipo de natación tiene una técnica y, sin necesidad de hacerla perfecta, conocerla puede ayudarte a evitar nuevas lesiones. Imagínate que vas con toda tu determinación a nadar para mejorar tu espalda y vuelves a casa con el cuello dolorido. Hay que evitar eso a toda costa. nadar correctamente evita el dolor de cuello

Cómo nadar según la patología

Antes de nada, vamos a explicarte qué estilo de natación está indicado para cada patología. Para comenzar, te diremos que la natación a mariposa está desaconsejada si tienes dolor de espalda. Nadando de esta manera podrías dañarte los manguitos rotadores de los hombros, además de causar una curvatura excesiva en la columna vertebral. En cuanto a los demás tipos, anota lo siguiente si padeces alguna de estas alteraciones:

Problemas de cervicales, como una rectificación: en este caso podrías elegir nadar a crol (normal o con la cabeza fuera), a espalda normal y, en especial, a braza.

Hiperlordosis cervical: si esta es tu dolencia, puedes nadar a espalda, pero recuerda hacerlo con la barbilla inclinada hacia el pecho.

Hiperlordosis: en este caso puedes nadar a espalda y también a braza vertical.

Hipercifosis dorsal: la recomendación es nadar a crol, pero manteniendo la cabeza fuera sin hiperextender las cervicales. Otra opción es nadar a espalda con la barbilla inclinada hacia el pecho.

Problemas en el hombro: en este caso debes evitar nadar a espalda y a crol, pero sí que podrías hacerlo a braza.

Patologías en la zona lumbar: lo ideal es que nades a crol, pero con la cabeza hacia dentro.nadar de espalda para evitar dolor de cuello

Cómo evitar dañarte el cuello al nadar

Ahora veremos cómo evitar hacerte daño en el cuello con esta práctica. Lo habitual es que el dolor de cuello aparezca, sobre todo, cuando nadamos a crol, aunque podría aparecer con todos los estilos. Si mantienes la cabeza demasiado levantada mientras practicas, estás teniendo el trapecio acortado o contraído durante mucho tiempo para sostener la cabeza. Lo más lógico, si lo piensas, es que te duela el cuello tras nadar de esta manera. ¿Cómo puedes evitarlo?:

- La primera de las recomendaciones que te hacemos es que des clases con un profesional. Debes comentarle el problema de espalda que tienes y pedirle que te indique la técnica más adecuada para tu caso. De este modo, siguiendo sus indicaciones, es más fácil que puedas practicar natación para mejorar el dolor de espalda que padeces sin lesionarte el cuello ni ninguna otra zona, como los hombros.

- Otra opción es, si el problema de espalda que padeces te lo permite, elegir otro estilo que no sea crol, como espalda o braza (evitando mariposa, como te indicamos antes), vigilando igualmente tu postura.

- Si quieres nadar a crol porque tu problema de espalda no lo tiene contraindicado, puedes hacer lo que te planteamos a continuación.

Primero, debes mejorar el dolor de cuello antes de volver a intentarlo. Para ello puedes aplicar en la zona calor seco. Déjatelo de diez a quince minutos puesto, tres veces al día. Tras esto, puedes probar a nadar seis brazadas con la cabeza bajada y dos con la cabeza elevada.

Posteriormente, para modificar la posición de la cabeza, podrías nadar veinticinco metros con piernas en plancha, con los brazos por encima de la cabeza. Después, podrás nadar veinticinco metros con la cabeza elevada, para terminar con cincuenta metros con la cabeza mirando al suelo.

Para que te resulte más cómodo todo lo anterior o lo que te indiquen en las clases, puedes nadar con una tuba o tubo para respirar. Esto te permite mantener una postura cómoda en la que el cuello no está en tensión. Así podrás realizar todos los ejercicios que necesites sin correr riesgos innecesarios. Recuerda que no solamente lo haces por diversión, sino de forma terapéutica. Una nueva lesión sería algo más duro aún que para alguien que se encuentra en buena forma.dolor de cuello y nataciónEn definitiva, la natación es un deporte completo y de bajo impacto si sabes cómo realizarlo. Puedes beneficiarte de sus bondades para la espalda y no sufrir ninguna lesión en el cuello, pero recuerda seguir estos consejos. ¡Cuida tu espalda y protégete de futuras lesiones!

No te olvides de valorar que te ha parecido el artículo, es muy útil para saber qué temas resultan más interesantes y seguir generando contenido sobre los temas mejor valorados.

Si quieres estar al tanto de todas nuestras publicaciones puedes hacerte fan de nuestra página de facebookhazte fan de infoeespalda en facebook

Publicado: Infoespalda

¿Tienes dudas? ¿Necesitas realizarme alguna consulta o pregunta? Haz clic aquí  y el equipo de profesionales de Infoespalda te responderá encantado y sin ningún tipo de compromiso.  Recuerda que también puedes realizarme preguntas a través de mi perfil de Infoespalda.

Síguenos en redes sociales para no perderte cada nueva publicación.

Advertencia

Artículo revisado por nuestra Dirección Médica

Todos los contenidos publicados en la web, blog y redes sociales de Infoespalda son de carácter informativo y en ningún caso deben considerarse un sustituto del diagnóstico y asesoramiento médico recibido. La información aquí contenida no deber usarse para el diagnóstico ni el tratamiento de ninguna patología. Si tiene algún síntoma o enfermedad acuda a un médico especialista o, en caso de urgencia, llame al teléfono de urgencias de su localidad. Los enlaces a otros sitios sólo tienen fin informativo, no significa que estén aprobados por Infoespalda. Para más información te recomendamos leer:

ARTÍCULOS RELACIONADOS

ARTÍCULOS DEL MISMO AUTOR

INFOESPALDA NEWSLETTER

Suscríbete para recibir nuestros artículos, recursos o newsletter y conoce toda la actualidad sobre tus dolencias de espalda.

2 comentarios

Deja tu comentario
Ana G

Ana G 23/12/2019 a las 21:31

Yo hace 8 años que voy a natación terapéutica dos veces por semana, lo recomiendo al 100%

EQUIPO INFOESPALDA

EQUIPO INFOESPALDA 24/12/2019 a las 09:12

Buenos dias. Tienes toda la razón. Nadar es uno de los mejores deportes para los dolores de espalda. Y solo hay un truco......ser constantes. Saludos